Rolls-Royce Ghost

Una simbiosis de emoción, leyenda y perfección
La carrocería de un Rolls-Royce debe cumplir unos requisitos muy exigentes. Los retos a los que tenemos que enfrentarnos para garantizar una conducción lo más cómoda posible incluyen algunas directrices específicas en términos de firmeza, resistencia, impacto acústico y características de vibración. La máxima calidad del producto es la norma que marca la filosofía de la casa Rolls-Royce que, además, contribuye a lograr la plena satisfacción del cliente. Como socio seleccionado, Bertrandt colaboró en el proceso de desarrollo del nuevo Rolls-Royce Ghost y se implicó sobremanera en el mundo de los vehículos de Rolls-Royce.

 

El equipo de redacción habló con Axel-Artur Poweleit (a la izquierda de la imagen), líder de proyectos relacionados con carrocería y equipamiento del Rolls-Royce Ghost en Rolls-Royce Motor Cars Ltd., y con Oliver Frosch, máximo responsable de dirección de proyectos y director del proyecto del Rolls-Royce Ghost en Bertrandt AG, acerca de un desarrollo muy especial.

Modelo de colaboración

Revista Bertrandt (Bm): Señor Poweleit, la marca Rolls-Royce es una leyenda, y el Ghost es el último modelo de Rolls-Royce en saltar al asfalto. La prensa hizo referencia, entre otras cosas, a la «colaboración minuciosa entre ingenieros y diseñadores». Bertrandt tuvo la oportunidad de ofrecerles soporte en calidad de socio de desarrollo durante la creación de este apasionante y exigente producto. ¿En qué criterios se basó la decisión de decantarse por Bertrandt y cuál fue su experiencia de esta colaboración?


Axel-Artur Poweleit: El desafío especial que se nos plantea es estar a la altura de esta leyenda de los automóviles. Desde el principio, Charles Rolls y Henry Royce siempre quisieron construir el mejor vehículo del mundo, y Henry Royce definió esta aspiración desde su propia perspectiva, que no era otra que la de un ingeniero. A día de hoy, seguimos comprometidos con estos principios. Obviamente, una empresa de tamaño medio como Rolls-Royce Motor Cars no puede asumir grandes proyectos basándose únicamente en sus propios recursos; por este motivo, buscamos a los que consideramos que son los mejores socios para cada proyecto, con el fin de que puedan ofrecer el soporte adecuado a nuestros equipos de desarrollo. Estamos convencidos de que Bertrandt era el mejor socio para este proyecto, de acuerdo con la filosofía de Henry Royce: «Toma lo mejor que existe y hazlo aún mejor». Nos aseguramos de que Bertrandt compartiera nuestra concepción del proceso acerca de cómo desarrollar un Rolls-Royce, pero obviamente, solo nuestros clientes son los que pueden decidir si se trata del mejor automóvil del mundo.


Bm: Las actividades del proyecto se basaban en un principio de imagen especular. ¿Cuáles eran las ventajas de este enfoque?


Axel-Artur Poweleit: El desarrollo del Ghost era un proyecto internacional, con equipos centrales ubicados en diferentes emplazamientos del Reino Unido y de otros lugares de Europa; uno de los puntos fundamentales en lo que a carrocería se refiere era Múnich. En el inicio del proyecto, el principio de imagen especular era el enfoque ideal para nuestra colaboración con Bertrandt, porque aseguraba que ambos socios tuvieran la misma base de conocimiento. A medida que nuestro socio de desarrollo fue integrándose más en los procesos de Rolls-Royce y pasó a comprender la responsabilidad que acarreaban, fueron los empleados quienes, actuando como reflejo de la esencia de Rolls-Royce, fueron asumiendo un papel de asesores y, pronto, nuestro socio fue capaz de llevar a cabo de forma independiente algunas de las tareas que formaban parte de los procesos.


Bm: Como consecuencia de la responsabilidad asociada a la cadena del proceso, Bertrandt también fue su socio en lo que respecta a la gestión técnica de proveedores. ¿Puede darnos algunos ejemplos en este sentido?


Axel-Artur Poweleit: Rolls-Royce Motor Cars tiene más de 400 proveedores en todo el mundo para la familia Phantom y, actualmente, para el modelo Ghost. El hecho de poder trabajar con un socio que también está implicado en el desarrollo de componentes y que ha asumido la responsabilidad de la gestión técnica de proveedores en colaboración con nosotros supone poder aliviarnos de una gran carga. Algunos ejemplos concretos del modelo Ghost son el mecanismo de retracción del Espíritu del Éxtasis (Spirit of Ectasy), el concepto de la parrilla del radiador o el techo panorámico, con un sistema de protección solar de tres partes, único en un sedán de estas características. Estos componentes ponen de manifiesto un alto nivel de calidad y madurez, además de ofrecer una funcionalidad excepcional.

Desde el concepto original hasta el funcionamiento definitivo del producto, pasando por el desarrollo para la producción en serie

Bm: Señor Frosch, en su opinión, ¿cuáles fueron los retos que planteó la gestión técnica de proveedores en las áreas a las que se ha hecho referencia? ¿Qué requisitos específicos tuvo que cumplir Bertrandt con respecto al desarrollo de la figura y la parrilla del radiador o el techo panorámico? Estos componentes suponen una gran contribución al diseño pero, al mismo tiempo, es necesario que funcionen perfectamente.


Oliver Frosch: Bertrandt asumió la tarea de llevar a cabo la gestión técnica de proveedores; éramos los responsables del proceso como parte de la concepción modular. Para algunos proveedores de sistema, el hecho de pasar a recibir especificaciones técnicas directamente del proveedor de servicios de desarrollo supuso un cambio paradigmático.


Nuestro objetivo principal era llevar a cabo un proceso de ingeniería intensiva simultánea dentro de la cadena del proceso, con el fin de colmar las grandes expectativas puestas sobre un Rolls-Royce. En el caso del Espíritu del Éxtasis, por ejemplo, que es una marca registrada de Rolls-Royce, resultaba esencial que el mecanismo de retracción ofreciera un alto nivel de calidad y funcionara de forma silenciosa y dinámica a la hora de subir y bajar la figura, puesto que esto también contribuía al aspecto global. El resultado fue la necesidad de una coordinación muy estrecha con los socios del proceso


La imponente parrilla del radiador también tuvo que diseñarse de tal forma que pudiera integrarse perfectamente con los componentes circundantes, para así crear una imagen general en perfecta armonía de la parte frontal del vehículo. Con el objetivo de resaltar la profundidad de la parrilla, se fabricó a partir de una serie de aceros inoxidables embutidos. Tuvimos oportunidad de llevar a cabo un trabajo muy constructivo con el nuevo proveedor, así como de extraer el máximo beneficio posible de los parámetros de formación física.
Estos ejemplos ponen de manifiesto que Bertrandt es capaz de cumplir con los requisitos técnicos más exigentes y, al mismo tiempo, adoptar un enfoque disciplinado y mostrar su predisposición a integrarse como parte de la estructura modular del trabajo. También pudimos gestionar el proyecto a través de toda la cadena del proceso mediante la coordinación del nivel de madurez de los componentes de una manera intensiva y enfocada, mientras que, al mismo tiempo, conseguimos ajustarnos a plazos tremendamente exigentes.


El amplio techo panorámico y el panel del techo corredizo dividido en tres partes, de nueva creación y único en el sector, también presentó importantes desafíos en términos de funcionamiento y aspecto, en concreto, con respecto a la facilidad de abrirlo y cerrarlo, a la hermeticidad frente al agua y al aspecto y el tacto. Con la finalidad de garantizar que el techo pudiera integrarse en la carrocería con arreglo a las fechas establecidas, Bertrandt decidió adoptar un enfoque activo de ingeniería residente para la dirección del proyecto en el emplazamiento del proveedor. Los cortos canales de comunicación resultantes y el proceso detallado de gestión de los cambios nos permitieron cumplir con los altos niveles de calidad requeridos.


Para la validación final del mecanismo de retracción, la parrilla del radiador y el techo panorámico en el proceso de montaje, trabajamos en estrecha colaboración con nuestros socios de proceso en Goodwood.

Bm: Señor Poweleit, su diseñador jefe Ian Cameron resumió el concepto del Rolls-Royce Ghost como «del futuro, moderno, elegante y dinámico, con las inconfundibles características de la marca de lujo». Sobre la base de lo que ha dicho, nos gustaría que describiera un ejemplo concreto del proceso de desarrollo, y tengo uno en mente: los bastidores laterales y las puertas de apertura inversa. ¿Hubo algún requisito de desarrollo especial en estas áreas?


Axel-Artur Poweleit: Las puerta de apertura inversa se han convertido en un rasgo distintivo de la gama actual de Rolls-Royce, incluidos la familia Phantom y el modelo Ghost, puesto que volvimos a rescatarlas para al Phantom sedán. Además del impacto que provocan cuando se abren, también facilitan mucho la posibilidad de poder subir y bajar del coche de manera elegante. Desde el principio, la ejecución técnica de las puertas supuso un gran desafío para nuestro equipo conjunto. El diseño, las dimensiones del vehículo y las limitaciones técnicas del bastidor lateral desde una perspectiva de trefilado del acero tuvieron que ajustarse, con la finalidad de que dicho bastidor lateral pudiera fabricarse en una sola pieza y las puertas de apertura inversa pudieran pivotar. La idoneidad del bastidor lateral para este proceso se puso en tela de juicio en múltiples ocasiones, pero finalmente se logró el resultado esperado gracias a una combinación de alto nivel de conocimiento especializado, herramientas de simulación y validación de estructuras.


Bm: Señor Frosch, ¿puede describir el desarrollo interno y la validación del proyecto en Bertrandt mediante el ejemplo del bastidor lateral y las puertas de apertura inversa? También sería interesante que comentara algo sobre el procedimiento específico en términos de dirección tanto del proceso como del proyecto. ¿Hasta qué punto Bertrandt asumía la responsabilidad General?


Oliver Frosch: Con el fin de cumplir los objetivos, se configuró la organización especular que ya se ha descrito, con la participación de los empleados de Rolls-Royce y de Bertrandt, y los equipos comenzaron a trabajar juntos mediante un proceso único específico para el proyecto.
La función de gestión del proyecto en sí implicaba procesos de rediseño sobre la base de las condiciones específicas de Rolls-Royce y el concepto de fabricación exclusiva. Posteriormente, estos procesos se pusieron en práctica mediante el enfoque modular, de forma simultánea al diseño de los componentes. También se tomaron en consideración subprocesos del grupo BMW.


Los conceptos de bastidor lateral de una sola pieza y de puertas de apertura inversa se desarrollaron mediante un proceso de esta naturaleza con un diseño nuevo, el cual permitió a los desarrolladores sacar el máximo partido a las ventajas de la estabilidad dimensional en las juntas y cumplir los requisitos de alta precisión en cuanto a superficies y hermeticidad. Los miembros del equipo trabajaron codo con codo en el desarrollo y la validación de los componentes como parte de la cadena del proceso asociado a la carrocería, tomando en consideración los criterios especificados para el vehículo en su totalidad.


Además de la figura del radiador y de la parrilla del mismo radiador, las puertas de apertura inversa son otra característica icónica de Rolls-Royce. Los retos a los que se enfrentaron los desarrolladores incluían las tolerancias para el procedimiento de cierre de la puerta frontal después de la puerta trasera debido a la posición de las bisagras de las puertas sobre el montante C, a la importancia de entrar fácilmente a la parte trasera del vehículo y a un concepto de retenedor de puerta continuo, junto con el proceso de cierre automático de alta calidad. Además del diseño y de la estrecha coordinación con los proveedores, asumimos la responsabilidad relativa a la comprobación, a la integración de los sistemas eléctricos y a su preparación de cara al lanzamiento.


La dirección de proyectos de Bertrandt fue responsable de la coordinación y la dirección operativa de las tareas relacionadas con la carrocería y el equipamiento en el marco del proyecto. El papel de la empresa se evaluaba mediante procedimientos de aceptación habituales, en los que participaban los directores de proceso de Rolls-Royce. La organización, constituida como reflejo fiel de sus homólogas, permitió que la interacción entre los procedimientos de Rolls-Royce y los procesos de Bertrandt se sincronizara constantemente y, de esta forma, pudiera mejorarse. No obstante, el factor decisivo en el éxito del proyecto no fue otro que el alto grado de motivación mostrado por todos y cada uno de los miembros del equipo del proyecto.

Resumen

Bm: Señor Poweleit, el Rolls-Royce Ghost ha estado en proceso de producción durante nueve meses en la planta de Goodwood. Cuando echamos un vistazo al Ghost a día de hoy, vemos que representa la perfección. Me gustaría pedirle que se centrara en el trabajo conjunto del proyecto desde la misma perspectiva; desde su punto de vista, ¿hay margen de mejora en esta área?


Axel-Artur Poweleit: La perfección es uno de los valores corporativos que nos definen. Henry Royce puso esto de manifiesto con el llamamiento a «luchar por la perfección en todo lo que hagamos». Este es el lema para nuestro trabajo diario y, por supuesto, para el vehículo en sí. Todos los Rolls-Royce deben representar la perfección. Al final del proyecto conjunto, llevamos a cabo un análisis de la colaboración y una encuesta acerca de nuestro socio de procesos; ambas arrojaron unos resultados muy positivos.
Bm: ¿Puedo preguntarle lo que, en su opinión, hace que Bertrandt destaque? ¿Recomendaría a esta empresa?


Axel-Artur Poweleit: Nuestro lema «deseo y perfección» fue el principio rector del proyecto. Ya de por sí, es todo un premio formar parte del equipo de desarrollo de un Rolls-Royce y ofrecer los altos niveles de rendimiento necesarios. Gracias a Bertrandt, a nuestro socio interno de procesos y a nuestros proveedores, hemos conseguido ofrecer este nivel para el proyecto del Ghost; bajo mi punto de vista, esto significa que Bertrandt está preparada para trabajar en nuevos proyectos.


Bm: Señor Frosch, cuando el proyecto llegó a su punto culminante, en el desarrollo de este prestigioso vehículo había hasta 85 empleados de Bertrandt. ¿Qué impresiones extrajeron tanto usted como sus colegas después de trabajar en este proyecto?


Oliver Frosch: Para todos nosotros en Bertrandt, formar parte de este proyecto de diseñar un vehículo para Rolls-Royce Motor Cars suponía una gran motivación y una demostración clara de la confianza de la empresa en nosotros. Tanto los procesos internos de Bertrandt como las nuevas capacidades adquiridas gracias al gran número de empleados implicados se adaptaban constantemente a los requisitos y las expectativas de nuestro cliente a través de procesos de mejora continua.


La asociación y la colaboración a lo largo de toda la cadena de procesos de la organización departamental y de proyectos de Rolls-Royce, así como en el seno de Bertrandt, han contribuido a la creación de un vehículo elegante que se ajusta a los más altos niveles de exigencia. En Bertrandt, estamos muy satisfechos de poder haber prestado nuestros servicios a Rolls-Royce. En nombre del equipo de dirección de Bertrandt, me gustaría dar las gracias a Rolls-Royce Motor Cars y al señor Poweleit por la enorme confianza que depositaron en nosotros.


Bm: Señor Poweleit, para terminar y desde su punto de vista, ¿podría decirnos algo acerca de los aspectos más destacados del vehículo?


Axel-Artur Poweleit: Para mí, lo más destacado no es ni más ni menos que el aspecto global del Ghost. Adoro las proporciones de la parte frontal alargada del vehículo, las líneas elegantes de los laterales y la parte trasera un poco más corta y cuidadosamente proporcionada. Como pasajero, es un auténtico placer viajar en la parte de atrás del vehículo, desde donde se percibe una gran sensación de seguridad y confort. Al mismo tiempo, el techo panorámico y la vista a través del parabrisas crean un sentido de apertura y luz. No obstante, lo mejor de todo es conducir el Ghost.


Bm: Muchísimas gracias por estas opiniones tan interesantes sobre el proyecto y acerca del apasionante mundo de Rolls-Royce Motor Cars.