Airbus A380: el límite es el cielo

El proveedor de servicios de ingeniería Bertrandt, en representación de Lühmann Ingenieur AG, diseñó y fabricó dos Airbus A380 únicos en Buxtehude: un «centro de prueba de sistemas de cabina» (CSC) destinado a pruebas de sistemas de cabina, escenarios de iluminación, demostraciones, presentaciones y seminarios, y un modelo interior transportable (modelo EXPO) para exposiciones. La planificación del proyecto comenzó en la ciudad suaba de Ehningen. En septiembre de 2004, tres equipos de Bertrandt comenzaron a trabajar, con la vista puesta en el trabajo tan exigente que planteaba el proyecto y bajo la batuta de Christian Riedel, de Airbus Buxtehude, y del ingeniero jefe de Bertrandt, Dirk Liebegall.

 

Requisitos del proyecto
En primer lugar, el socio de ingeniería de Airbus, Bertrandt, tenía que producir una réplica lo más auténtica posible del interior de la cabina del nuevo buque insignia de Airbus: el A380. Un reto especial que planteaba este proyecto era la integración de los componentes interiores situados dentro de las áreas cilíndricas y cónicas mediante una estructura de soporte flexible, en la estructura de marco recortado próxima al fuselaje original.

El centro de prueba de sistemas de cabina
El centro de prueba de sistemas de cabina fue construido por Lühmann Ingenieur AG (Airbus Buxtehude) en Buxtehude (Alemania). Tenía que ser el vivo retrato de la cabina del Airbus A380, la cual tiene una longitud original de aproximadamente 50 metros. El objetivo era representar el mayor número de opciones posible en el mayor número de reproducciones del entorno de la cabina, dentro del sistema global reducido. «Todo esto sobre unos majestuosos 22 metros», subraya el ingeniero jefe, Dirk Liebegall. Lühmann se encargó de la construcción de las vigas de acero (marcos). Los ingenieros de Bertrandt desarrollaron los datos de diseño para el CSC a partir de los datos de diseño de las propias superficies de Airbus y, al mismo tiempo, se facilitó un concepto para el sistema de retención, con la finalidad de poder instalar las múltiples piezas individuales en sus diferentes variantes. De esta forma, la mayoría de escenarios de iluminación pueden comprobarse en la réplica del interior de la cabina, como por ejemplo la simulación de la luz diurna, de las fases del amanecer y de la oscuridad completa. Los pasajeros de la aerolínea pueden respirar aliviados, puesto que los efectos del jet-lag pueden contrarrestarse. El desarrollo del sistema de sellado también planteó múltiples desafíos; ni un solo rayo de la iluminación plenamente funcional podía penetrar por los bordes interiores del panel. Si se tienen en cuenta las múltiples variantes de construcción, no era una tarea sencilla.